BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

domingo, 14 de noviembre de 2010

De vuelta a la ¿normalidad?

No podía creer la monstruosidad en la que me estaba convirtiendo. Me sentí horrible al recordar que Will había pasado por lo mismo que yo. Mire con horror como el cuerpo de aquella chica flotaba en el agua. Nadie se enteraría de esto jamás. Nunca.
Regrese a la casa de Alex muy rápido. Paula me esperaba en la puerta
-¿Dónde diablos te habías metido?- dijo Paula molesta
-estaba con Heath
-el no ha llegado.
-lo sé- pase por la puerta y fui directo a mi habitación. Alex estaba ahí. También parecía molesto.
-Amanda
-¿Qué?- pregunte yo. Tenía un tono en la voz que no me gustaba, parecía que quería darme un sermón y yo estaba cansada. Solo quería una ducha e ir a la cama.
-mírame a los ojos y dime que no lo hiciste-mascullo él. Me acerque a Alex y lo mire.
-vete al demonio-conteste yo.
-hazlo-insistió el.
-¡no! No quiero y la verdad si probé sangre humana y ¿sabes qué? ¡Lo haría otra vez! – grite yo. Alex cerró la mano, parecía querer darme un buen golpe en la cara con su puño cerrado, pero al rozar mi cara abrió la palma de su mano y se aparto.
-¿Qué te ocurre? ¿Estás enfermo?- dije yo. Estaba furiosa, más que nunca. Este estúpido vino aquí y casi me golpeaba, pues bien yo no tenía que soportarlo más
-perdóname, no sé lo que me paso-mascullo él.
-eres un imbécil. Lárgate
-no, perdóname. Es que Amanda, te quiero y no me gusta la idea de que tomes sangre humana. Lo siento muchísimo.
-Alex, eres un grandísimo idiota, vete de aquí
-¿sabes qué? No vales la pena. – Se marcho de la habitación. Yo tome una almohada, la puse en mi boca y grite.
Me metí a la ducha caliente, sentí como cada gota de agua caliente sacudía la sensación de ser una vampiresa llena de sangre humana y después de la ducha me metí a la cama. Mañana iría otra vez a la escuela, vería mis hermanos y también a Gabriel. Mis pensamientos se hacían borrosos a medida que pasaba el tiempo y logre quedarme dormida
Supe que era un sueño por el lugar en donde nos encontrábamos. Era un cementerio grande y tétrico, pero por raro que resulte, me sentía muy cómoda caminando entre las tumbas de ese lugar. La luna llena se cernía en el cielo sin estrellas, pero con neblina. Alex y yo caminábamos de la mano disfrutando del paisaje, yo tenía un vestido rojo escarlata muy largo y brillante, tenía piedras preciosas por doquier y se amoldaba perfectamente a mi cuerpo. Alex llevaba un traje blanco simple pero elegante. De pronto vimos alguien a lo lejos.
Era Gabriel. Pero estaba diferente, estaba muerto. No era un vampiro, solo estaba muerto. Parecía cansado y lleno de furia.
-¿ves lo que causas Amanda? Por tu culpa ella me mato a mí, y a todos-dijo Gabriel. Mire a mí alrededor. Alex ya no estaba, me encontraba sola con Gabriel.
-¿disculpa? – pregunte yo
-ten cuidado Amanda, no son quien tú crees- diciendo esto Gabriel se desintegro y en su lugar solo quedaron millones de mariposas negras.
Desperté muy confusa por ese sueño loco. Fui directo al baño a lavarme la cara. Me puse el uniforme y me mire al espejo. Me veía estupenda, el tomar sangre humana logro que mi piel se viera tersa y suave, ya no tenía ojeras y parecía más atlética. Me puse un poco de delineador y Salí directo a la escuela. El sueño que había tenido era muy real, sabía que era una visión o al menos una parte de mi me estaba advirtiendo de algo, Gabriel había dicho que ellos no eran quien yo creía ¿se refería a Alex? Pero hablo en plural. ¿Se refería a mis hermanos? Bueno yo no tenía tiempo para pensar en eso. Entre a la escuela. Todo me resultaba familiar y tranquilo. El ambiente me sentó bien. Entre a mi aula. Gina me miro y me saludo con la mano. Fui a su pupitre
-hola Gina
-¿Cómo estás?
-muy bien. ¿Dónde está Nesa?
-Fue al tocador-dijo ella con una sonrisa en el rostro
-muchachos, siéntense. – mascullo el profesor cuando entro en el aula. Fui directo a mi lugar cuando me percate de la presencia de Gabriel, junto a mí.
-hola- dijo él, mirando al suelo
-¿Qué quieres?
-quiero que finjamos que todo le que te dije fue un grave error. Mira dije lo que dije por que pensé que era lo mejor. Estaba asustado por que jamás sentía algo tan fuerte por una persona. Perdóname.- Aww, que monada de chico.
-mira Gabriel, yo no soy tu juguete y no olvidare el asunto tan fácil, no soy tonta y unas pocas palabras no van a convencer.
-lo sé. Y lo siento muchísimo. Déjame compensarte por favor. Ven a mi casa hoy, bueno si tú quieres y juro que te esperare todo el día. – no me dio oportunidad de hablar por que se marcho antes de que yo fuera capaz de decir alguna palabra.
Yo era una niñita tonta y masoquista. Iría con Gabriel. Lo sabía. En el fondo quería que él me pidiera disculpas. Pedí permiso para salir de la clase e ir al baño. El maestro dijo que sí. Me apresure a ir al tocador y verme en el espejo. Me di una tremenda sorpresa al descubrir que Meg y André se besaban en los labios.

4 comentarios:

Violencia Rivas dijo...

MAAAAAAAAAAAAAAS♥
me encanta me lo puse a leer desde el principio tu novelita y me encanto
y cada dia mas,
siguee mujer siguee
jajaa
besitos linda

Gre ♥ dijo...

GRAAACIIAS!!!!!! :D

Alicia Alina dijo...

Muy buen blog, me gusta y te leo de cerquiita Te sigo en el otro. Una invitación al mío:globosagua.blogspot.com

Gre ♥ dijo...

¡Muchas Gracias! (:
Te leo pronto ;D