BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

martes, 12 de octubre de 2010

El plan

Ángel llego a mi habitación exhibiendo una gran sonrisa. Alex estaba cumpliendo con su promesa, el dijo que Ángel estaría aquí para cuidarme y aquí estaba. Ángel llevaba un leotardo negro y mallas rojas, era un estilo muy raro El verlo vestido como un ridículo bailarín de ballet me hizo sonreír.

-hola Amy-dijo él. Parecía contento, que estuviera feliz, me hacía sentir bien,  el contagiaba alegría.
-jajaja ¿Qué hay?
-no se tu, pero tu aspecto es horrible. Parece que te dieron una buena paliza- me miro con desaprobación, está bien, tal vez el tuviera razón: tenía puesta ropa sucia, estaba ojerosa y mis labios estaban  morados y partidos, pero me daba igual. Mi vida era dura. Y ya estaba acostumbrada.
Yo había tomado un decisión, bueno no exactamente una decisión, pero me había prometido a mi misma no llorar mas. Tenía que ser fuerte.  Llorar todo el tiempo era un poco patético. Más bien, muy patético. Y dejaría de hacerlo por mi propio bien.
-que buen cumplido, tienes muchísimo tacto- conteste yo con sarcasmo.
-no te pongas sentimental y relájate
-aja- dije mientras tapaba mi rostro con las cobijas de la cama. Este cambio de humor mío me encantaba. Era una bipolar de primera. Pero para mí eso era algo bueno, al menos en estos momentos.
-bien ¡que comience la diversión!- mascullo Ángel
-claro, lo que tu digas- lo mire fijamente.
-cállate y párate de esa cama que pareces un parasito y si te quedas todo el día en la cama te podrás gorda.
-no. Soy perezosa que es algo muy diferente  y no me voy a parar ni aunque supliques. Y me ponga gorda.
-bien, en ese caso tendré que pararte yo- farfullo él. Puso sus manos en su cintura. Y trato de poner una cara seria. Pero aunque pareciera estar enojado, no lo estaba. Lo único que ese gesto me causo fue reír a carcajadas.
-jajajajajaja como si eso fuera posible.- repuse yo riéndome escandalosamente. Jamás me sacaría de esta cama. Y bueno Ángel me agradaba mucho, era fácil estar con él, me hacía sentir como en casa. Mi humor mejoro.
-¿quieres ver?- mascullo él. Se acerco a lentamente a la cama y empezó a hacerme cosquillas. Maldito bastardo, sentía el cosquilleo por toda mi piel y carcajadas explosivas salían de mi boca.
-ok… vale… ya…si… es…posible… que me… saques de… la…cama-  dije entre risa y risa. Salí de la cama muy a pesar mío. Pero era mejor que una guerra de cosquillas. O más bien un ataque de cosquillas hacia mi persona.
-mucho mejor. Podre música- dijo el complacido. Ángel se fue de la habitación y regreso con una grabadora. Puso música de los ochentas.
-¿y ahora qué?- pregunte yo. No sabía cuál era exactamente su concepto de diversión pero pararme y escuchar música vieja no era tan divertido. Ángel se puso a bailar como loco con movimientos peculiares y bastante tontos. Se veía muy gracioso. Y más con esa ropa ridícula que traía puesta.
-no bailare así
-¡No seas aguafiestas! – dijo él, jalo mi brazo y me dio “clases” de cómo bailar al estilo “Ángel”. Después de bailar por unas horas me di una ducha rápida y me puse  ropa que le pertenecía  Paula. Al salir Ángel  puso una serie en el DVD. La veíamos mientras bebíamos sangre.
-entonces… ¿Por qué viniste aquí?- pregunto él.
-mmm ¿no te lo dijo Dian?- estaba extrañada, yo supuse que ella les había contado a todos lo que me propuso.
-dijo que te había propuesto algo así como clases con nosotros. Pero nada más, honestamente no esperaba que te mudaras aquí.
-de hecho fue así, ella solo me propuso venir aquí de vez en cuando, pero por circunstancias mayores pensé que era mejor mudarme con ustedes ¿les molesta?
-¡no! Claro que no. Pero ¿Por qué? No lo comprendo.
-bueno…
-¿es por el humano?- mascullo él. En este punto de mi vida, ya no me interesaba que toda la galaxia entera supiera que Gabriel me gustaba. Es más, ya estaba bastante acostumbrada.
-algo así… es complicado. Para resumir mis hermanos me engañaron  y Gabriel dijo que me quería ver muerta, o algo parecido.
-te entiendo, pero no te preocupes. Mira yo se que debes estar muy enojada con tu familia y tienes motivos para estarlo, pero ellos quieren lo mejor para ti Amy, yo pienso que deben resolver las cosas
-me mintieron y si lo hicieron una vez, pueden hacerlo dos veces.
-Amy, todos hemos mentido al menos una vez, se que lo que hicieron fue horrible, es tu asunto y no el de ellos.  Pero a la larga fue lo mejor.
-¿Cómo lo sabes?
-se que él está confundido y tu también
-¿yo?
-Si, tal vez nadie lo haya notado, pero yo sí.
-¿de qué hablas?- estaba extrañada y no sabía cuál era su punto.
-hablo de ti y Alex. El te quiere, Amy jamás eh visto que se preocupara por nadie, solo por ti. Lo juro, el chico estaba paranoico me llamo y me dijo que te cuidara muy bien y estaría agradecido el resto de la eternidad. Y tú lo quieres ¿verdad?
-¿Cómo lo sabes?- no iba a negar lo que sentía. Era verdad, Alex me gustaba. No quería admitirlo, pero el corazón no piensa ni razona, el corazón solo siente y lo que mi corazón sentía por él, tenía que ser amor.
-lo sé y punto.- prosiguió Ángel.
-¿y tú?- pregunte yo.
-¿disculpa? ¿Yo qué?
-aja ¿quién es tu… media naranja?
-jajaja ¿media naranja? Sin dudas Dian- mascullo él. Puede notar que sus ojos brillaban al decir su nombre, estaba enamorado.
-es una gran chica
-lo sé, tengo suerte
-son… ¿pareja?
-no, pero ella me quiere, y yo le quiero a ella.
-¿entonces por qué no están juntos?
-por que lo complicaría todo. Pero volviendo al tema de tus hermanos te propongo algo
-¿Qué cosa?- lo mire insegura, yo no quería hablar de ello.
-has una carta en la que expreses tus sentimientos, yo les daré la carta a tus hermanos, si tu deseas también les puedo decir que vengan y que solucionen las cosas.
-pero, es que tengo miedo, todo va a salir mal.
-tranquila, mis hermanos y yo te cubriremos las espaldas. Lo juro.
- pero…- no sabía que decir. Yo no estaba lista para verlos.
-Amanda, deja de poner excusas, estoy seguro de que los extrañas y ellos te extrañan a ti.
-no creo que me extrañen, es más, fue un alivio para ellos que yo me fuera.
-te subestimas mucho. Todo estará bien
-promételo
-lo prometo.
Confiaba el Ángel y en su buen juicio. Haría la carta y hablaría con mis hermanos.
Esperaba que al menos estaba vez todo resultara bien.

1 comentarios:

Violencia Rivas dijo...

tarde pero me encanto
espero maaaaaas♥