BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

miércoles, 7 de julio de 2010

por fin

“Solo para mí. Solo para mí. Solo para mí.” Esas palabras resonaban fuerte dentro de mi mente. Tal vez Sookie mintió y no se arreglaba para mí, pero la idea no dejaba de emocionarme. El apareció en la sala llenando todo de color. Su cabello aun estaba mojado. Vestía una camisa negra, unos jeans y unos converse: olía a lluvia. Suspire.
Gabriel me miro y sonrió, avanzo hacia Sookie y hacia mí. Se tropezó con el sillón, eso fue terriblemente encantador. Y cuando menos me lo espere lo tenía a pocos centímetros de mi.
-¿Cómo estás?- pregunto él con dulzura en la voz y también en los ojos.
-muy bien- respondí con mucha timidez.
-claro que si, bien siéntense, ya tengo las películas seleccionadas- ordeno Sookie. Me senté en el sillón. Gabriel me dio un vaso con refresco. Y la película empezó. Se titulaba “Un amor para recordar”
Tome un sorbo de refresco. Asco. Sabía a lodo. Y aunque Gabriel y yo estábamos sentados en lados opuestos del sillón había una fuerza magnética que nos unía. Esa misma fuerza me hacia querer besarlo ahí mismo.
-muy bien ¿no les parece la película muy cursi?- dijo Gabriel, mirándome a los ojos. Concentre mi atención en la película
-no –contestamos al unisonó Sookie y yo.
-ok, pero yo creo que es un poco, ya saben… trillada- dijo otra vez el
-no –contestamos ambas
-ustedes no me están escuchando ¿lo notan?
-no
-iré por dos chavos guapos ¿quieren que se los presente?
-no – musitamos antes de reaccionar y decir:
-si
-era broma chicas- Sookie le saco la lengua a su hermano y le arrojo algunas palomitas. El se defendió y así empezó una lucha de palomitas de maíz. Una palomita aterrizo en mi cabello, la había lanzado Gabriel, yo le lance una. En ese instante sonó el celular de Sookie. Miro la pantalla que confirmaba el número y contesto:
-papa… pero es que estoy en casa con Gabriel y Amanda… ya se pero… ¡no!... ok… voy para allá- dijo antes de colgar.
-¿Qué ocurre?
-es papa, dice que tengo que ir a comprar unas cosas
-¿ahora?
-sip
-pero Amanda acaba de llegar
-no se preocupen, volveré en unos minutos. Se pueden quedar solos
Ni Gabriel ni yo contestamos a eso. Pero ambos sabíamos la respuesta. Nos quedaríamos juntos, por fin… solos.